Incendios, inundaciones, tormentas de arena y granizos afectan a Australia

700

En los últimos meses, Australia ha visto condiciones climáticas extremas que han afectado a los habitantes y la flora y fauna del país en su totalidad. Incendios forestales, tormentas eléctricas, inundaciones, tormentas de polvo y ahora granizo del tamaño de pelotas de golf.

Las tormentas de polvo, el granizo y las inundaciones repentinas han azotado a las asediadas ciudades australianas en los últimos días, un clima extremo que ha disminuido la amenaza de decenas de incendios forestales que continúan en todo el sureste del país.

El lunes, una tormenta de granizo en la capital nacional, Canberra, dañó edificios públicos, negocios, casas y automóviles, cortó la electricidad en algunos suburbios, derribó árboles, causó inundaciones repentinas e hirió a dos personas, dijeron funcionarios de servicios de emergencia.

Hacia el oeste, una nube de polvo rojo de 300 kilómetros de ancho fue arrastrada por ráfagas de viento de hasta 107 kilómetros por hora y descendió sobre las ciudades afectadas por la sequía de Dubbo, Broken Hill, Nyngan y Parkes, informaron los medios locales.

Gran parte del polvo proviene de las granjas estatales de Nueva Gales del Sur.

El granizo golpeó el domingo a Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, y se pronostica que volverán más tormentas de granizo. La ciudad ha sido sofocada por el humo de incendios forestales distantes en el estado de Victoria en las últimas semanas.

Tormentas inusualmente intensas durante el fin de semana causaron inundaciones repentinas en las ciudades de Brisbane y Gold Coast en el estado de Queensland, justo al norte de Nueva Gales del Sur, donde se produjo la mayor parte de la destrucción de incendios forestales.

Los incendios se cobraron al menos 28 vidas desde septiembre, destruyeron más de 2 mil 600 casas y arrasaron más de 10.4 millones de hectáreas. El área quemada es más grande que el estado estadounidense de Indiana.

Las precipitaciones recientes generalizadas en Nueva Gales del Sur y Victoria han ayudado, pero no han extinguido incendios importantes en los dos estados más poblados de Australia.

Las autoridades han advertido que el peligro de incendio aumentará esta semana en ambos estados con temperaturas en aumento y condiciones más secas.