Los jóvenes que fueron asesinados para hacerlos pasar por guerrilleros

478

Las madres de Soacha son familiares de los 15 jóvenes de ese municipio de Cundinamarca que fueron presentados por el ejército como guerrilleros dados de baja en combate. Estos casos fueron conocidos en el país, como falsos positivos. Hoy 11 años después piden que sus casos no queden en la impunidad. Así lo pide Kelly Ruiz, una de las madres de Soacha.

“Es difícil enfrentarnos a un país donde no hay justicia. Entonces lo que se hace cada año es recordar, hacer memoria, hacer resistencia, para que en Colombia no vuelvan a presentarse falsos positivos”.

Su proceso judicial fue llevado a la Jurisdicción Especial para la Paz, que abrió el caso 03 denominado como muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado. En él se tiene un registro de 1.750 implicados miembros de la fuerza pública y un universo de 2.248 víctimas.

En 10 meses la JEP ha recibido 91 versiones voluntarias y se prepara para recoger 81 de los presuntos responsables de falsos positivos de diferentes unidades militares del país.

Las madres de Soacha fueron las primeras en poder contrastar las versiones entregadas por los militares, pero hoy cuando conmemoran un año más de su lucha por la justicia, le piden al Tribunal de Paz, que no permita la impunidad sobre los falsos positivos.

“Que los implicados están libres y no han dicho la verdad. Lo que se le pide a la JEP es que realmente exija justicia de los jóvenes asesinados, porque no solo fue en Soacha sino en el país”.

Buscan que los culpables paguen por lo que hicieron y poder limpiar el nombre de sus familiares quienes fueron tildados por el Ejército y el gobierno como guerrilleros.