Policías torturan e insultan a adolescentes desnudos en un reclusorio de Bogotá

2264

Las imágenes de la golpiza que recibieron por parte de algunos policías varios jóvenes en el centro de reclusión para menores El Redentor, en Bogotá, están en la retina de los colombianos y han sido blanco de críticas y reclamos desde diversos sectores de opinión y de la comunidad en general.

Luego de los hechos que tuvieron como consecuencia la sanción de siete policías involucrados, el general Ricardo Alarcón, comandante (e) de la Policía Metropolitana de Bogotá, calificó lo ocurrido como un hecho “vergonzoso” y explicó las razones que dieron lugar al ataque efectuado por los uniformados.

“Esto es usual. Son jóvenes que tienen problemas de comportamiento, que están en la delincuencia. Como en muchas cárceles, debe haber fallas en las requisas. Estos jóvenes iniciaron con la quema de los colchones y lo cierto es que había presencia de armas blancas”, afirmó el general Alarcón.

Igualmente manifestó que los policías sancionados aseguraron que los hechos se dieron luego de que los menores atacaron con arma blanca a los uniformados y a los docentes que se encontraban en el centro de reclusión en un frustrado intento de fuga.

Las diferentes reacciones a lo ocurrido han ido desde el rechazo al maltrato de los jóvenes explicando que nada justifica la violencia, hasta quienes defienden la posición de los uniformados sancionados, toda vez que su manera de actuar solo es la respuesta a la conducta de los jóvenes reclusos.

“A ellos los encierran en una habitación y los golpean varias personas”, aseguró Luz, tía de uno de los internos, quien ahora dice no saber si es más peligrosa la calle o El Redentor.

La directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Juliana Pungiluppi, indicó que no se realizaron los procedimientos de manera correcta para atender la situación que se presentó en este lugar con los jóvenes el pasado viernes 28 de septiembre, y que terminó en repudiado el acto de violencia en su contra.

Pungiluppi dijo de igual manera que sueña con cerrar el centro de reclusión El Redentor, ya que, según su parecer, la infraestructura de este lugar y la manera como se está operando no cumple la función para lo cual fue creado, que es la de rehabilitar a los menores y que estos se reintegren a la sociedad.