La política vista desde Sahagún y desde Bogotá

1010

Múltiples escándalos de corrupción registrados en los últimos años en nuestro país han tenido como común denominador, la presencia de unos políticos de la costa norte colombiana, para hacer más exactos varios de ellos son oriundos del municipio de Sahagún en el departamento de Córdoba.

Por citar solo unos pocos ejemplos Emilio Tapia, Otto Nicolás Bula, Bernardo “El Ñoño Elías” y los hermanos Besaile Fayad han ocupado amplios espacios en la prensa nacional, que resalta una serie de hechos que los tienen respondiendo ante la administración de justicia.

Lastimosamente la corrupción no es un fenómeno exclusivo de Sahagún, de ser así, los otros municipios de la geografía nacional vivirían en un paraíso con todos los problemas solucionados, pero la triste realidad es que este fenómeno carcome el erario público como una plaga que se reproduce todos los días, para ello basta recordar que en Cundinamarca dos de los últimos gobernadores han terminado en la cárcel, en Bogotá un alcalde aún se encuentra privado de su libertad, en La Guajira se vive un problema de gobernabilidad sin igual, y ya muchos habrán olvidado el saqueo en los municipios que recibían mayores recursos provenientes de las regalías, situación que llevó a cambiar la metodología para distribuir mejor “la mermelada en la tostada”, frase célebre de un Ministro de Hacienda que pasará a la historia.

“Con ello no pienso justificar la corrupción, ni más faltaba, es igual de dañina en cualquier lugar del mundo donde se presente, porqué ello significa que muchas personas van a tener menos, en un bien o servicio por culpa de unos pocos, que con total desprecio de sus semejantes, anteponen el bien individual al general, pero los escándalos centrados en una región no pueden distraer a La Fiscalía General de la Nación de lo que sucede en las demás”

De esta situación me llama poderosamente la atención, que no es la misma percepción que se tiene en Bogotá, y ampliamente difundida en algunos medios de comunicación, a la que se tiene en las regiones de origen de los investigados.

Para explicarlo mejor resulta aplicable la famosa frase de Friedrich Nietzsche según la cual no existen hechos, solo interpretaciones, ya que en el centro del país se ve a esos políticos como unos seres despreciables que no merecen ninguna consideración por el daño que han hecho con sus actuaciones indebidas, en cambio, en las zonas donde tienen mayor influencia política, un sector importante de la opinión pública los percibe como sus legítimos representantes, que en la dinámica de ejercer el poder utilizan las mismas prácticas del resto del país, y aceptan como algo natural que en ese trabajo de acercarle algunos frutos del Estado, reciban una contraprestación más allá de su sueldo, bajo el entendido que no cuentan con nadie más para que les solucione sus necesidades.

Ello explica, que luego de los escándalos de corrupción, al llegar las elecciones se elija a miembros de los mismos clanes familiares, frente a la indignación de algunos, y la esperanza de otros que consideran tener la libertad de elegir, a quienes seguramente incumplirán las promesas de campaña, pero algo positivo y una que otra obra social dejarán, ya que nunca han visto que el centralismo que asfixia al país, los tenga en cuenta para llevarles el progreso.

Al final, parecen perder con cara o con sello.

 

José David Ruiz Argel
Abogado, Especialista en Derecho Laboral y Seguridad Social y Magíster en Derecho
Email: jdra_27@hotmail.com Cel.: 3012404133

 

El 11 de Marzo voto 11
#11×11 #Juntos ?? CR #11
#JuntosPorLaSalud ⚕
#JuntosPorLaEducación ?
#JuntosPorElCampo ?
#JuntosPorLaSeguridad ?‍♂️
#JuntosPorElTrabajo ?
#Juntos ?? CR #11