Junta organizadora de las corralejas dice que caballo no fue enterrado vivo.

539

Toda una ola de indignación ha causado en la ciudadanía los hechos que rodean la muerte de un caballo ayer en las corralejas de Sahagún. Un toro de la Ganadería Jerusalén propiedad de Arturo Berrío e hijos, embistió a un caballo en pleno ruedo causándole una herida mortal. Según cuentan testigos presenciales del hecho, el toro le sacó literalmente las tripas al caballo, pasó agonizando y desangrado durante varias horas, luego lo sacaron de la corraleja, lo cargaron en una retroescavadora y lo lanzaron a un hueco aún vivo.

En un comunicado publicado por la Alcaldía Municipal a través de su pagina de Facebook, informan a la opinión publica que verificaron la información que rodea la muerte del equino y según la junta organizadora en cabeza de su presidente Juan Carlos Bula, este si fue corneado, pero según ellos recibió la atención medica veterinaria, ubicada en un puesto de salud ubicado a 20 metros del ruedo y que pese a todos los esfuerzos  murió posteriormente y que no fue enterrado vivo como se ha informado en las redes sociales y en algunos medios de comunicación.

Pero el debate no termina allí, la comunidad animalista de Sahagún, no cree en estas versiones de la junta organizadora de las corralejas, manifiestan que las imágenes hablan por si solas, y que en esas fotografías se puede ver al caballo aún con vida y de pie dentro de ese hueco, además ciudadanos que estaba en el lugar afirman que evidente mente si fue así.

15577907_10211474602041662_5705270604027520046_o
Comunicado oficial de la Alcaldía de Sahagún.