Sacerdotes y monjas tenían intimidad en seminario de Valledupar

3189

Esta semana investigadores del Vaticano comenzaron a investigar sobre un seminario en Valledupar en donde, al parecer, el líder de esta comunidad afirmaba que los religiosos podían tener relaciones y que eso no constituía un pecado.

Si Dios hizo el amor, ellos por qué tendrían que dejar de hacerlo, con esa consigna este hombre daba pie a las relaciones entre miembros de la Iglesia. Un tema que incluso podría terminar en la excomunión.

Especificamente son 17 los religiosos que formaban parte de la Asociación Seminario del Pueblo de Dios (SPD) y que no respetaban el celibato. Por ende, el cardenal arzobispo de Barcelona tuvo que optar por suspenderlos hasta que se investigue de fondo el caso.

Entre esos, Colombia también se vio afectada ya que muchos no acataron la orden de ser suspendidos y migraron hacia otros países. A Valledupar llegaron a promulgar estas prácticas y el mismo sacerdote Norberto Mogollón lo confirmó.

Los implicados que llegaron a Valledupar huyeron

El director pastoral de la diócesis de Valledupar, afirmo que en esa comunidad no se vivía el celibato y es por eso que el Vaticano ha tenido que tomar partido en el tema. Al respecto, también se dijo que había que esperar las decisiones que tome el tribunal canónico y se compruebe la culpabilidad o inocencia de los implicados.

Sin embargo, quienes llegaron allí salieron huyendo.

“Esta comunidad la disolvió el papa el año antepasado, porque no seguían la doctrina de la Iglesia”, dice Mogollón.

La mencionada SPD eran una asociación que reunía a unos fieles laicos y en la que poco a poco fueron entrando varios sacerdotes que plantearon un vida diferente. Su forma de percibir el mundo los llevó a crear su propio seminario de formación de sacerdotes que tenían actividades en diferentes parroquias en España y Colombia.

De acuerdo con El País de España, todo funcionaba a partir de la ‘teología de las gracias’. Supuestamente, Dios le otorgaba gracias especiales a algunos miembros de este grupo y esto les permitía tener relaciones sin llegar a tener sentimientos de remordimientos que se consideraran como pecado.

Uno de los miembros que no quiso revelar el nombre afirmó que los problemas tuvieron inicio luego de la muerte del fundador hace 17 años. Quienes han salido de allí han tenido que vivir experiencias dolorosas y sobre todo con afectaciones psicológicas.

“Era un cura excelente”

Uno de los sacerdotes que dirigía el seminario negó rotundamente las acusaciones que se le hacen. No quiso dar muchas explicaciones porque lo consideró fuera de lugar, en vista de que no es el mejor momento.

Lo que sí hizo fue rechazar las acusaciones más graves que salieron en la prensa. Sin embargo, en Solivella, un municipio pequeño en España varias personas aseguran que el cura es excelente.

Algunos les cuesta creer todavía que esto sea verdad, pues es una noticia sorprendente para quienes creían en ellos y se dedicaban a ayudar. No falta quienes atribuyan estos sucesos a temas de envidias y calumnias.