Lluvias e inundaciones dejan miles de damnificados en el Departamento de Córdoba

409

Un total de 10640 familias damnificadas, que representan cerca de 65 mil personas, deja la ola invernal en Córdoba en 19 municipios afectados por el desbordamiento de los ríos Sinú y San Jorge. En 15 de ellos se declaró la calamidad pública según el reporte entregado por la Dirección Técnica Ambiental y de Gestión de Riesgo de Desastres.

cce21607-1272-4711-b876-a1f3c2b6cd09

Los frecuentes desbordamientos tienen corriendo a las autoridades que han dispuesto maquinaria para hacer muros de contención en las bocas por donde la corriente ha desviado su curso, ientras se buscan soluciones definitivas para lo que han solicitado a presencia urgente del ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo; el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, y el alto Consejero para las Regiones, Carlos Eduardo Correa; además de los alcaldes de las cuencas de los ríos Sinú y San Jorge con el propósito de buscar soluciones definitivas al problema de las inundaciones en el departamento.

Se estableció que a través de la Oficina de Gestión de Riesgos se está trabajando articuladamente con los organismos de socorro en el sistema de alertas tempranas con un monitoreo permanente que permita prevenir y mitigar el riesgo de nuevas inundaciones, y mantener informada oportunamente a la comunidad en general.

El reporte entregado por el gobernador de Córdoba, Edwin Besaie, señala que uno de los puntos más críticos es el corregimiento Mata de Caña en Lorica, donde la comunidad se encuentra afectada por el rompimiento de varias bocas en el rio Sinú y por ello se están adelantando trabajos de recuperación de la orilla del afluente con la instalación de sacos cargados de arena.

Dijo que se enviarán a los puntos críticos al menos 100 mil costales más para poder contener la fuerza del río y prevenir mayores desastres, pues los pronósticos del Ideam señalan que seguirá lloviendo en el Nudo del Paramillo, sitio donde nacen los ríos Sinú y San Jorge.

 

Cortesía: Nidia Serrano – El Universal